La poética y la tinta de William Blake en los labios de The Doors

the doors

Compartir

Tal sólo hace falta escuchar el nombre The Doors, para que se sienta el poder de un significado sumamente poderoso para cualquier persona, aún cuando no hablamos de un fan de dicha banda estadounidense; pues lo cierto es que la influencia que tienen sobre la escena musical desde 1965 (fecha en la que se fundaron), y hasta la actualidad, es profundamente indispensable. Incluso podemos decir que sin The Doors, no habrían existido muchas otras banda posteriores de Rock ácido, Blues rock y Rock psicodélico.

Poesía hecha música

Respecto a la relación que tiene la banda con la literatura, sólo es necesario decir un nombre: William Blake. Seguramente Blake fue el primer nombre que cruzó tu mente, ya que es bien sabido que el nombre de la banda proviene de una frase del poeta inglés, en específico se trata de una cita del libro “El matrimonio del cielo y el infierno” (1790).

«Si las puertas de la percepción fueran purificadas, todo se le revelaría al hombre tal y como es: infinito».

«If the doors of perception were cleansed, every thing would appear to man as it is: infinite.»

(El matrimonio del cielo y el infierno, William Blake, 1790)

La influencia de éstas palabras y éste escritor, fueron tan grandes que también dieron el nombre a un libro de Aldous Huxley: “The Doors of Perception” (1954), donde Huxley describe sus experiencias místicas con los alucinógenos. Y aunque es la referencia más directa y conocida que liga a la banda integrada por Jim Morrison, Ray Manzarek, John Densmore y Robby Krieger, con William Blake; resulta no ser el único momento en el que Blake es el pilar sobre el que descansa la obra de The Doors.

Augurios de inocencia

Otra de las referencias que la banda hace a Blake, sale de un extracto del poema “Augurios de inocencia” (1803). Dicho poema es un mar de paradojas que tratan las temáticas de la inocencia adosada con el mal de la corrupción, usando el augurio como un signo o presagio dividido en estrofas. La canción “End of the night” (1967) es la que nos transporta directo a las palabras casi exactas del poeta donde se describe un estado de paz y descanso derivados de la muerte.

Realms of bliss, realms of light
Some are born to sweet delight
Some are born to sweet delight
Some are born to the endless night

Reinos de dicha, reinos de luz
Algunos nacen para la dulce delicia
Algunos nacen para la dulce delicia
Algunos nacen para la noche sin fin

El poema también sirvió de base para la música del compositor, director de orquesta y pianista británico: Benjamin Britten, quien lo hizo parte de su ciclo de “Canciones y proverbios de William Blake”. Por otro lado, la escritora británica de género policíaco, Agatha Christie, hizo uso del mismo poema para inspirarse y crear su libro “Noche eterna” (1967); y dentro de la película “Dead Man” (1995) de Jim Jarmusch, hay una referencia directa cuando las líneas del poema son recitadas por el personaje llamado “nadie” (interpretado por Gary Farmer).

Regresando a The Doors, podemos ver que la influencia de William Blake se extendió a través de Jim Morrison, ya que, aunque no se citaron textualmente más de sus poemas dentro de las canciones de la banda; si se nota la misma tendencia que tenía Blake para hablar de la relación entre la realidad y la percepción, las cuales señalaba como érroneas en la naturaleza humana. Así que para cerrar, te dejamo un extracto de “El matrimonio del cielo y el infierno”.

Un ángel vino a mí y dijo: «¡Oh, joven necio, digno de lástima! ¡Horrible, espantable estado el tuyo! Piensa en el calabozo abrasador que te preparas por toda la eternidad y a donde te lleva el camino que sigues.” Yo dije:. «Tal vez podrías mostrarme mi lugar eterno. Juntos lo contemplaremos hasta ver qué sitio es más deseable: el tuyo o el mío.

(El matrimonio del cielo y el infierno, William Blake, 1790)

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.